CALDERAS:  

Dispersantes e inhibidores de incrustación: Tratamiento formulado a base de agentes poliméricos, precipitadores inorgánicos y acondicionador de lodos para evitar la formación de depósitos de dureza de calcio en el agua de la caldera

Inhibidores de corrosión: Diseñados para proteger contra la depositación de óxidos metálicos y corrosión caustica.

Aminas neutralizantes y fílmicas para condensado: Productos diseñados para neutralizar y controlar rápidamente los componentes ácidos del vapor y minimizar la agresividad del condensado sobre la superficie metálica.

Secuestrantes de oxígeno: Controla la corrosión por oxigeno disuelto en el agua de la caldera.

 

Antiespumantes: Control efectivo de la espuma formada dentro de la caldera, reduciendo problemas de arrastre hacia el vapor.

Aditivos para combustibles: Tratamiento de combustibles líquidos, diseñados para el mejoramiento de la eficiencia de combustión de la caldera, reduciendo el hollín y manteniendo limpias las líneas de combustible y precalentadores.